28. Avispero

Avispero

avispero.

  1. m. Panal que fabrican las avispas.
  2. m. Lugar en donde las avispas fabrican sus panales.
  3. m. Conjunto o multitud de avispas.
  4. m. Concurrencia de personas que causan alboroto.
  5. m. coloq. Asunto enredado y que ocasiona disgustos. No quiero meterme en tal avispero
  6. m. Med. Grupo o aglomeración de diviesos, con varios focos de supuración, al modo de las celdillas del panal de las avispas.
  7. m. Cuba. nido de abeja.
  8. m. coloq. Cuba. Reunión de personas inquietas y agitadas.
  9. m. El Salv., Hond. y Nic. Conjunto de personas conflictivas y malintencionadas.

alborotar, o alborotarse, el ~.

  1. locs. verbs. Causar alteración y desorden en un grupo de personas.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Caemos en avisperos constantemente. Y descubrimos que ni todas las avispas son agresivas, ni que por muy quieta que te quedes o por mucho que hagas para evitar que piquen depende una misma. Eludiendo aspavientos, claro.

Y con septiembre, vuelve ese aire de regreso, que transforma una realidad en un avispero frenético con tintes de ferias.

Feriamos de nuevo, y con cierta distancia e imaginación revoloteamos a cámara rápida las horas y los pasillos que recorrer. Stand a stand. Panal a panal. Incluso zumbando. Algunos forman nidos, otros muestran su lado genio-talentoso-agresivo cual avispa sacando su aguijón. Sociales y solitarias, como ellas, como nosotros. Un poco de todo.

Y así pasa el tiempo que culmina en Première Vision, allí donde están todos los que “están” donde hay que estar, valga la jugosa redundancia, y donde permiten estar a los que hacen por estar. Como decía en febrero, en esa fantástica torre de Babel de mil lenguas, de inspiraciones –incluso expiraciones- y de miradas.

Porque hay tantas como visionarios, incluso más.

christian_dior_pasarela_crucero 15 2

Dior_pasarela_crucero 15

carolina-herrera-pre-fall-2014-vestido-rojo-abejas-e1389277847779

Carolina Herrera-pre-fall-2014. Vestido rojo abejas

Los hay que sueñan con retomar los veranos de su infancia e impregnan sus colecciones con rayas que rallan cierta nostalgia humorística (a medio camino entre la abeja Maya y un país multicolor… “Maya ven y háblanos de ti”) y otros que debieron querer revivir el sabor dulce de la miel de una juventud tardía en los p-anales de la historia.

la foto

Y así llegan las inspiraciones para este otoño, entre avisperos y redes a modo de un panal que aún no es más que una dulce sugerencia que veremos hacia dónde se dirige.

christian_dior_pasarela_crucero 15 1

dior_pasarela_crucero 15

PD: Y para cerrar os dejo con esta frase de Yves Saint Laurent de quien podéis ver el biopic en “las mejores salas” (como se decía en nuestra tierna infancia):

Cuando amamos, estamos en peligro. Eso es lo que me gusta.”

Así pues, vivamos en peligro.

08_den_echelman_photopetervanderwarker_3539_gjh

den_echelman

8 comentarios en “28. Avispero

  1. Si retrocedes un poco más en el tiempo, y la Abeja Maya la mezclas con el «consultorio de la Señora Francis», puede salir un cocktail,
    pre-vintage para escuchar por las tardes,….. muy divertido.
    En otoño las abejas están de capa caída, y no pican como en verano.
    Pero, Ruiz,….Gallardón se nos ha ido. Ó nos lo han quitado.
    El Heno Francisco, revisitado.

    • los avisperos no son «sólo para el verano» revisionando y reversionando a Fernán Gómez, a algunos nos los quitan y otros ni con agua caliente, piquen o no piquen…
      Pd: ten cuidado con la fiebre del Heno, Francisco 😉

  2. Laura, te reconozco un mérito enorme, o más bien titánico: encontrar inspiración para un texto ( muy bueno, por cierto!) en un páramo reseco,gris y hostil como Première Vision me parece… heroico.
    Beso

    • ¡Gracias Arturo!
      Las heroicidades que tenemos que alimentar gracias al textil sí que son titánicas, así que mejor, alimentemos las ánimas y estómagos en la inspiración que rodea y envuelve una buena comida 😉
      Un abrazo grande

  3. Aunque el mundo se ha convertido en un avispero globalizado, hay que buscar esos vacios en el entremado de redes, que posibilitar amar, aunque eso implique ponerse en peligro.
    Felicidades valiente,

  4. «Los clásicos nunca mueren» como las Avispas que no mueren al picar, sino que pican y pican, e incitan a las otras a seguir picando. Entonces, piquemos de vez en cuando que no moriremos por picar en tejido ajeno.
    Negras y amarillas son, y si no las molestas ellas siguen con su día a día. Mantengámonos al márgen de molestarlas, que bien importantes son ellas para el mundo, sin ellas no hay polinización…

    PD: Te pique lo que te pique, after-bitte!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s