53. Encorsetadas.

classique-jpg-2

corsé

Del fr. corset, dim. de corps.

  1. m. Prenda interior armada con ballenas, usada por las mujeres para ceñirse el cuerpo desde debajo del pecho hasta las caderas.
  2. m. Limitación o constricción impuesta a una forma de actuar. El corsé del convencionalismo.

corsé ortopédico

  1. m. corsé que tiene por objeto corregir o prevenir las desviaciones de la columna vertebral.

 

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 

Y así como caen las hojas de este otoño que se ha hecho de rogar, habrá quienes elijan, una vez más, ser tan fashion a-trayendo a un intento de presente de mujeres relativamente libres lo que el steampunk* ya adelantaba; sobrevolándonos como anécdota que recuperara al fantasma del corsé, envuelto en ese halo deseable que generan las tendencias, signifiquen lo que signifiquen.

 

Acúsenme de simbólica, a cada cual lo que es, sin duda, pero en esa pequeña lista imaginaria que guardamos en nuestros silencios, algunos forman parte de los que aceptamos y los que descartamos. Porque ¿acaso no vivimos rodeados de todos ellos?

Por supuesto que admitimos ciertos cánones que implican vivir en sociedad, que según la mirada de cada sujeto serán más o menos oportunos. Pues dejándonos caer un poquito en esa pedantería irresistible de quienes compartimos ideas soterradas en la palabra escrita, me resulta inseparable el corsé con su interpretación simbólica, que según la RAE es literalmente “constricción impuesta a una forma de actuar”. Pura metonimia de la opresión -femenina- por no detallar uno a uno los perjuicios para la salud, que hace casi un siglo Gabrielle Chanel, una de las pioneras que ayudaron a desterrarlo.

 

 

Y sin embargo, toma fuerza de la mano de Miuccia Prada (“icono feminista” leo con sorpresa) y Balmain entre otros, que juegan con la dualidad siempre jugosa y polémica de lo oculto y lo visible, alejándolo de la lencería, y dibujando un panorama que la sociedad actual asume; hacer público lo íntimo sin concesiones a lo simbólico, porque no nos engañemos, acostumbrados como estamos a integrar violencia y sexo en el día a día, el corsé se convierte en uno de esos objetos de deseo más, perversidad de fetiche mass media: que después de desarrollar el lado oscuro de lo que fue algo más que un complemento, rematan el artículo con: “Añádelo sin miedo a tus estilismos y combínalo también con vestidos y abrigos a modo de cinturón…” (Revista Glamour).

 

prada_pasarela_196650235_683x

Prada OI 17

prada_pasarela_55456381_683x

Prada OI 17

balmain_otono_invierno_2016_7499_544x871

Balmain OI 17

loewe_detalles_717716106_683x

Loewe OI 17

 

Quizás ahí radique la diferencia con la soga al cuello de David Delfín que desató la polémica hace unos años, que aquélla quedara relegada en anécdota, por lo extremo de la propuesta que ninguna revista alentó a incluir a los estilismos cotidianos y se terminó por asimilar como crítica y sin embargo, se acepte y estimule a incluir el corsé en los outfits (sí, amigos, llevaba tiempo queriendo pecar de snob usando esta palabra en detrimento al mundano término de conjunto) ajenos a las pasarelas o escenarios, porque sí, ahí tenemos otra cuestión relevante; el contexto, que genera diversas realidades donde las ficciones se asumen de maneras distintas al día a día.

 

classique-jpg-3

img_0445

 

Efectivamente, cualquier objeto es susceptible de convertirse en simbólico sea lo aséptico que sea, o lo cargado que esté de contenido, de significados de opresión, de liberación y de identidad. Porque en definitiva ¿nos afectan de igual modo todos los símbolos?

Reincido en la idea que todo depende de la mirada del otro, pues sean corsés, velos, sostenes, bikinis, burkinis, tacones (oh, sí, tortura cotidiana asumida por la estética que sin embargo también tiene su lado poderoso), mochilas del pequeño pony… ejemplos hay miles como las correspondientes reacciones ante los mismos, y éstas mueven al mundo en varias direcciones, porque en realidad, la cuestión es siempre la misma, cómo se acepta o no aquello que no se entiende, y cómo a pesar de ello se defienda la libertad de lo que no se comparte, porque quizás en el fondo, la cuestión no es el hecho en sí de lo que se vista, sino los motivos que impulsan dicha decisión, porque ¿acaso no son las elecciones parte de esa identidad que nos define?

Habrá quien rechace lo que para otro sea sorprendentemente sexy, o para quienes sea completamente indiferente, amistades peligrosas con las que convivimos a diario, aunque no siempre con la responsabilidad, coherencia e información anhelada, pero al menos, espero que sabiendo dónde estamos y quiénes somos, porque eso, lo siento, pero no podemos (ni debemos) evitarlo.

 

*Steampunk: o retrofuturismo es un género estético y de la ciencia-ficción que rescata las visiones de futuro generadas en el pasado, es decir, la visión por lo menos descrita en escritos, ilustraciones y otras formas de expresión.

 

Feliz y reivindicativo día de las escritoras, hoy 17 de octubre.

6 comentarios en “53. Encorsetadas.

    • Y sin duda, el próximo texto será un homenaje a toda esa musicalidad de la que alimentarnos, y un viaje que te dejará con un sabor nostálgico de un buen recuerdo. Espero seguir dejándote con ganas de más 🙂

  1. ¿Somos Pedro J., Madonna, y yo ” el paquidermo sin marfil “, auténticos y verdaderos outfits ???
    Muy bien Mercan Dedé..
    El Paquidermo sin marfil.

  2. Tan interesante como siempre…!
    un par de apuntes:
    -cuesta así de primeras pensar en Miuccia Prada como icono feminista…. pero en las hemerotecas la vereis de manifestación anti-sistema por el Milán de los 70….
    vestida de Saint-Laurent !
    -y como no citar – ya veo que has incluido fotos de su perfume y de Madonna- al verdadero reintroductor del corsé… Monsieur Gaultier .
    como siempre,un pequeño lujo para leer,Laura.

    • El placer es mío de tener lectores tan inquietos e interesantes, además agradezco muchísimo todas las aportaciones en los comentarios.
      Efectivamente, me sorprendió la información que encontré de Miuccia Prada, y por eso no quise pasarlo por alto.
      Por supuesto no podía olvidar a Jean Paul Gaultier, muchos spots navideños de sus perfumes han tenido “la culpa” 😉
      Un abrazo.

  3. Un articolo molto interessante soprattutto per certi dettagli che non conoscevo.
    Bellissime le foto inserite, frutto della tua sempre particolare ricerca.
    Mi viene naturale pensare e considerare che ciò che scegliamo di indossare ed esibire ha sempre un sapore totalmente diverso dalla costrizione.
    L’evoluzione della donna passa anche attraverso il suo abbigliamento e ti ringrazio di ricordarcelo attraverso le tue Entramade!
    Baci Lauretta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s