84. La piel -sentir-.

 

IMG_2844

sentir

Del lat. sentīre.

 

  1. tr. Experimentar sensaciones producidas por causas externas o internas.
  2. tr. Oír o percibir con el sentido del oído. Siento pasos.
  3. tr. Experimentar una impresión, placer o dolor corporal. Sentir fresco, sed.
  4. tr. Experimentar una impresión, placer o dolor espiritual. Sentir alegría, miedo.
  5. tr. Lamentar, tener por doloroso y malo algo. Sentir la muerte de un amigo.
  6. tr. Juzgar, opinar, formar parecer o dictamen. Digo lo que siento.
  7. prnl. Hallarse o estar de determinada manera. Sentirse enfermo.
  8. prnl. Considerarse, reconocerse. Sentirse muy obligado.

sin sentir

  1. loc. adv. Inadvertidamente, sin darse cuenta.

 

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 

Es la piel ese órgano mudo que decide qué vestir, qué tocar o cómo dejarse acariciar. Por dentro y por fuera. ¿Acaso no se elige con especial mimo aquello que roza la intimidad? Con las emociones, el cuerpo y sus prendas, lo mismo. Sentir el tacto de los enamoramientos textiles, la seda, el tencel, el cashmere… que ocurren como ríos entre las piernas en tardes de estío, cuando el calor aprieta y las humedades se anhelan. Cuando la piel negocia dónde quedarse, dónde regresar. Donde Bernini y su Nilo se cuela en los despertares a deshoras y atraviesa como una caricia imprevista, vistiendo de pulido mármol sin juicios ni duelos, con los ojos vendados, ahí donde se alimentan el resto de los sentidos despiertos, agitando la piel, dejándola sentirse más allá de un cuentito de verano.

 

El misterioso caso de los lunares cambiantes.

Ella creció como sus lunares, en constante movimiento. Fueron dibujándose sobre su piel esferas perfectas, cuadrados incluso, alguna pirámide atravesó su muslo izquierdo. La llenó de misterio, el mismo que envolvía a aquellas que viajaban despiertas y soñaban a gritos. Así era. Se llenaba de despertares, tantos como desvelos.

Mientras, escribía historias que tejía a dos manos, las mismas con las que arañaba aquellas maletas. ¡Y cómo pesaban, las condenadas! Tanto o más que en enero; iban pasando los meses y el cansancio se dibujaba en esa brisa que anunciaba el verano en una primavera que se resistía a marchar.

Una tarde, después de repasar uno a uno esos rincones privados de su piel, descubrió que los años desdibujaron la pirámide de su muslo izquierdo. Allí donde alojó tanta magia se había convertido en una extraña constelación. Se borraron dos de sus vértices y a cambio, se deslizaron creando la cola de un cometa despistado. Se rompió el equilibrio, pensó. Quiso dibujarlo de nuevo, o quizás, barrer un poco de su piel, por si aparecía de nuevo. Tatuarse no era una opción, perdería la frescura de la sorpresa, no sería más que un artificio y ya habitamos suficientes, creyó.

Fue recorriendo su cuerpo y descubrió que sus esferas dejaron de ser perfectas y acabaron por ahuevarse como si se hubieran achatado por los polos. No buscó más. No siempre apetece darse un golpe contra la realidad. Dejó pasar aquella noche y a la mañana siguiente no pudo evitar mirar. Primero regresó a su muslo y aquella extraña constelación seguía igual. Las esferas perfectas se perdieron para siempre para convertirse en un planeta algo deforme.

Pasaron los días y ella, poco a poco, fue olvidando aquel mapa que una vez creyó que era su piel. Dejó incluso, de mirarse, de encontrarse.

Sin embargo, llegó el verano, porque las estaciones no cambian, o no deberían, al menos no se detienen. Con el estío, los vestidos de vuelo, las faldas. A la brisa siempre le gustó jugar con ellas. Y lo hizo, claro que lo hizo, hasta que de su piel creció una nueva galaxia, allí donde las estrellas no eran perfectas, ni las constelaciones impecables, ni los planteas esféricos, aquel amasijo de formas improbables, se convirtió, contra todo pronóstico en una preciosa realidad de constantes móviles, tan contradictorias como reales, tan volátiles como imperfectas. Y así, con aquellos lunares que aparecieron y desaparecieron, encontró la ruta de vuelta a su planeta de donde regresó, muchos, demasiados olvidos antes, y lo hizo, siguiendo aquel mapa que nació de su piel.

 

BSO. Quasheba, Quasheba. Rhiannon Giddens.

 

Laura domingo 14 de julio 2019.

Hasta la vuelta.

10 comentarios en “84. La piel -sentir-.

  1. Sentimientos a flor de piel, que dificil es añadir algo a una entrada tan emocional. Esos mapas mutantes que todos llevamos durante nuestra vida tatuados en nuestra piel, tan sinceros y a la vez tan falaces. En los que a veces no apetece perderse para no reconocer que ya es solo un bonito recuerdo de un viaje ya acabado y cuando aún no hay ganas de empezar el siguiente viaje.

    Ignacio

  2. ¡¡¡¡Menudo pelaje !!!!
    Parece le genou de Claire, pero sin Claire.
    Muy buena la elección del vídeo, reivindicando la negritud, y el buen gusto musical.

    Muere Andrea Camilieri, pero siempre nos quedará Salvo.
    In Omaaggio !!!!

    Arancini.

    • El pelaje propio, donde todo empieza y todo termina, como hemos comentado tantas veces 🙂
      No hace la rodilla a Clara, tal vez viceversa. Los homenajes vivos, sonrientes y con los carrillos llenos, siempre mejor. El gusto musical compartido. Un abrazo, padre.

  3. Se que la columna es una oruga hecha de papel que acaba en los sotanos del cielo. Con Laura aprendí que a partir de ahora una mariposa de sueños incorruptos.
    Nunca se acabara tu piel y gracias a tu mirada no dejaran de arder costas donde amainan los recuerdos. Costas que ahora existen como supiste predecir.
    Hay lluvias que calan mas de la cuenta, también lo aprendí leyendo y escuchando a través de ti.
    Tengo cierta tendencia a alegorizar con las noches o los amaneceres, el insomnio me hizo un entendido en las primeras y ultimas luces. Creo que todo tiene que ver con ellas. Desde el primer momento todo me pareció donde tienes el deseo de quedarte.
    Escribía antes que hay lluvias que calan mas de la cuenta, y también días con luces destempladas duelen mas de la cuenta… sorderas selectivas.
    De una forma u otra, necesitamos que sigas escribiendo y sigas dotando de salud a tus textos para que las malas compañías, tipos como yo, cuando sigamos perdiendo trenes, tengamos a que agarrarnos.
    Feliz cumpleaños Laura.

    • Me emocionó en su momento tu comentario y sigue haciéndolo. Tus palabras fueron desde el principio esa lluvia que nos empapa, que fue un lujo compartir con nocturnidad. Ese deseo de quedarse y permanecer a la luz velada, donde no se pierden trenes, pero sí se comparten horas al calor de la buena conversación. Se echan de menos. Un abrazo enorme, lírico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s